¿¿Cómo superar las rabietas de los niños??

Una rabieta es la manera que los niños tienen para expresar su ira o enfado, y suceden porque le estamos impidiendo que haga algo que quiere o le estamos pidiendo que haga que no quiere.

Hay que enseñarle que con las rabietas no van a conseguir lo que quieren, que no tienen el resultado que ellos quieren o esperan, pero también les debemos enseñar que es algo normal, que es normal que estén enfadados, pero que deben manifestarlo de otra manera, ya que esa no es la adecuada.

¿Qué debemos hacer los padres?

-Lo primero es mantener la calma y ser pacientes, ya que si nos ponemos nerviosos, les empezamos a gritar o les seguimos hablando, la rabieta en lugar de cesar se va a incrementar, consiguiendo los resultados contrarios a los que queremos. Por lo que debemos mantener la calma, apartarle para que no se haga daño,  sentarnos y esperar a que se le pase, en silencio sin decirle nada.
asegurarse que el/la niñ@ no se hace daño ni rompe nada: por lo que hay que ponerlo en un lugar seguro, pudiendo ser la alfombra del comedor, la trona,…, pero asegurarnos que no se puede hacer daño ni puede hacer daño.
no razonar con él/ella: en esos momentos no escuchan nada, están en un secuestro emocional, por lo que es mejor esperar pacientemente a que se calmen por si solos, o sean ellos los que se nos acerquen para ayudarles a calmarles, ya que si somos nosotros los que nos acercamos las consecuencias que podemos observar serán las contrarias a las que queremos.
no prestarle atención.
que no consiga lo que quiere: cuando se le pase la rabieta podemos hablar con ellos del por qué ha pasado y cómo debe de actuar en otro momento, pero nunca, aunque ya esté tranquilo y relajado, debe conseguir lo que quería, ya que si no el aprendizaje con el que se queda es “después de la rabieta pido perdón, doy besitos y me dan lo que quiero”.
ser constante: donde estemos y con quien estemos debemos actuar de la misma manera que cuando estamos en casa tranquilos, ya que si no, también aprenden que cuando está en el supermercado, con los amigos de los papas,…, se les da todo lo que quieren y al volver a casa las rabietas volverán a comenzar. Además de ir ambos papas en equipo, es decir, que se hace lo mismo esté uno o el otro, ya que ellos también son muy listos y probaran con uno lo que el otro dice que no.

Por lo tanto, y para recordar, os dejo estas reflexiones:

– Las conductas se pueden aprender, y por tanto, enseñar.
– la desobediencia se origina por querer ganar autonomía,…
– requiere paciencia y constancia.
– darles a conocer las normas y los límites.
– explicarles cómo debe hacerlo.
– ser coherentes con las normas.
– usar elogios y recompensas.
– valorar y reconocer sus logros.
– recordárselas, de vez en cuando.

Y hay que evitar:

– la incoherencia e inconsistencia.
– etiquetarlo.
– plantear las normas de manera negativa, funcionan mejor las positivas.

¿Cuándo debo llamar a un profesional? Signos de alarma

* Su hijo se hace daño o daña a otros durante sus rabietas.
* Las rabietas ocurren cinco o más veces al día, y también en el colegio.
* Su hijo tiene otros problemas de comportamiento.
* Uno de los padres tiene episodios de rabietas o gritos y no los puede controlar.
* No hay mejoría en 2 semanas.
* Usted tiene otras preguntas o inquietudes.

También os dejo un enlace de Anabel Cornago, donde podéis ver un cuento “Mis rabietas”, y como le ayudan a este niño a solucionarlas, lo que no hay que hacer, con pictos, por lo que nos sirve para todo tipo de niños. Espero que a vosotros también os sirva y os guste.

Publicado en conducta, Escuela de padres, pautas educativas y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *